miércoles, 22 de junio de 2011

Secta "Los Mormones"

Como podéis ver otra secta construida en EE.UU. con el fin de siempre lucrarse sin trabajar a costa de los demás.

En el Centro de Visitantes de Salt Lake City, en los Estados Unidos, hay una gran estatua de Cristo, en cuya base dice: "En 1830, el Dios Todopoderoso restauró su iglesia en la tierra". Los mormones se llaman a si mismos "la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días".  Pretenden que desde la muerte del apóstol Juan, alrededor del año 100, hasta el tiempo de Joe Smith y su "pueblo restaurado" en 1830, no hubo cristianos en el mundo. De acuerdo a sus enseñanzas, Dios no contó con salvados durante esos siglos. ¿Es que quienes preservaron la Biblia durante ese tiempo no eran cristianos? ¿Es que todos los que tuvieron una fe vital en Jesús entre los años 100 y 1829 murieron sin ser salvos?
Dicen ser la única iglesia verdadera, pues son "el reino de Dios sobre la tierra" ("Doctrinas y Pactos", 1.30).
El "apóstol" Orson Pratt escribió que "católicos y protestantes son nada menos que la ramera babilónica". Todo eso demuestra la necesidad de dedicar un poco de espacio a algunos aspectos del mormonismo, estudiando sus propios escritos en materiales auténticos.
1. Veamos algo sobre Joe Smith. Cuando tenía quince años en 1820, dijo que lo había visitado el ángel Moroni y que le preguntó a qué  iglesia debía unirse. Moroni le dijo que se uniera a ninguna,  porque todas las religiones y credos eran falsos y todos los ministros eran corruptos y una abominación ante Dios ("La perla de gran precio" 2.15-17).
Smith dijo que posteriormente Moroni le dio la orden de comenzar la Iglesia Mormona con el "evangelio restaurado". Esta visita es contada en "Diario de Discursos" 13.77-78. Después lo hicieron Dios el Padre y Jesucristo. Tres años más tarde, Moroni le condujo a una colina cerca de Palmyra, estado de Nueva York, donde, según cuenta, desenterró "placas de oro" que estaban allí desde el año 420. Moroni era el "hijo resucitado" de Mormón, pero ahora era un  ángel. Esas placas fueron traducidas por Smith de sus "jeroglíficos en antiguo egipcio" y llegaron a conocerse como "Libro de Mormón".
Smith declaró que Dios le mandó instituir la poligamia. Tuvo 47 "esposas oficiales", ocho de las cuales tenían entre catorce y diecinueve años. Contó que una raza de hombres vivía en la luna vestidos como cuáqueros; tenían un metro ochenta de alto y mil años de edad.
Ahora, los mormones tratan de extraer esas declaraciones de los registros de su fundador.
En 1833 predicó que las ciudades de Nueva York, Albany y Boston serían destruidas en su tiempo si rechazaban su mensaje. Esas ciudades no aceptaron el estilo de vida de Smith pero no fueron destruidas por Dios a causa de ello. También profetizó que la ciudad de Sión sería establecida en Independence, estado de Misuri ("Doctrinas y Pactos", 84.97,101).
En el mismo libro, dice que cerca del Polo Norte hay una tierra cálida y fructífera donde viven las diez tribus perdidas de Israel. Dijo que la tribu de Manasés era más numerosa que las demás y, aunque no sean judíos, que los mormones proceden de las tribus de Efraín y Manasés.
En esa época, había rumores de que estallaría la guerra entre el Sur y el Norte y Smith profetizó que se extendería "por todas las naciones", pero eso no ocurrió. La Biblia advierte sobre los falsos profetas (Deuteronomio 13.1-5; Mateo 7.15; 24.4-5, 24; 1 Juan 4.1, etc.). Smith declaró que había tenido visitas de Juan el Bautista en mayo de 1829 y le había dado autoridad para bautizar y desde entonces los mormones dicen que ellos son los administradores legales del bautismo y la cena del Señor y que todos los demás son falsos. También pretendió haber sido visitado por Moisés, Elías, Miguel, Gabriel y, por supuesto, Moroni ("Historia de los mormones", p.35).
Murió en 1835 y es considerado un mártir, pero ¿cuál es la  verdadera historia de esa muerte? El periódico de Nauvoo, Illinois, lo criticó por sus prácticas polígamas y una noche  Smith hizo asaltar la imprenta y echar los materiales a la calle. Junto con su hermano, fue arrojado a la cárcel. Ese ataque contra Smith fue muy  posiblemente hecho por masones.
Anteriormente se había unido a ellos. En una pelea a tiros, mató a dos atacantes e hirió a otro, pero él y su hermano también murieron en el tiroteo.
Pablo escribe en Galatas 1:7-9: “si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anuncia un evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema”.
2. El Libro de Mormón
Este libro nos habla de dos presuntas migraciones a Sud América.  Los "jareditas" viajaron desde la Torre de Babel en el año 2250 a. de C. El segundo grupo judío habría viajado a Sud América en barco en el 590 a. de C. Fueron llevados por "fuertes vientos" durante 344 días y se guiaron con un compás (que fue inventado en el 1000 d. de C.). Se habla de los hermanos Labán y Nefit, cuyas tribus lucharon entre sí y los labanitas vencieron y fueron los padres de los indios; en realidad, los indios eran mongoloides y los judíos caucásicos. Pero los labanitas fueron derrotados y murieron en la guerra, Mormón (uno de ellos) escribió la historia de la migración y la falsa historia de que, después de su resurrección, Jesús fue a Sud América para visitar a los indios. Supuestamente, Mormón escribió ese relato en planchas de oro en jeroglíficos egipcios reformados y las enterró en el cerro Cumorah, cerca de Palmyra.
Analicemos lo siguiente:
1. Nunca existió un idioma tal como los “jeroglíficos reformados egipcios”, como lengua oral o escrita. Ningún lingüista confirma ese hecho.
2. Nadie ha encontrado rastros de alguna de las 38 ciudades de América Central que se mencionan en el Libro de Mormón. La arqueología ha dejado de buscarlas.
3. No hay conexiones genealógicas entre el pueblo hebreo y los indios americanos. Mormón pretende que Jesús visitó a los indios después de su resurrección, lo que es un fraude.
4. La división en capítulos y versículos en la Biblia fue usada cientos de años después del año 421 cuando supuestamente las planchas de oro fueron usadas para contar sobre las migraciones hebreas y lo demás. Pues bien ¿cómo es posible que esas divisiones aparecieran en una traducción cuando en realidAdano aparecían originalmente en las Escrituras? Las citas del Antiguo y Nuevo Testamentos son exactamente las de la versión inglesa del rey Jaime, de 1611, incluyendo las palabras en cursiva que fueron agregadas para la claridad del texto. Esa traducción fue hecha mil doscientos años después del pretendido encuentro de las planchas de oro en 421.
5. Los mormones pretenden que ese libro es el "más correcto que se haya escrito", pero ha tenido alrededor de cuatro mil correcciones desde la primera edición, a medida que los líderes han tratado de corregir errores. Pero hasta la actualidad, no han borrado la declaración de 3 Nephi 8.23, que declara que las tinieblas cubrieron la tierra por tres días después que Cristo fue crucificado. En Mateo 27.45-46, Marcos 15.33 y Lucas 23.44 se dice que fueron tres horas.
6. Los nombres de once "testigos" están en la portada del libro, como quienes certifican que es auténtica la "traducción" hecha por Joe Smith de las planchas de oro. Ocho de esos testigos luego fueron expulsados de la iglesia por "fraude, mentira y otros crímenes".
7. Solomon Spaulding murió diez años antes que surgiera el Libro de Mormón. Escribió otra "novela". Tres peritos calígrafos (Howard Davis, Wayne Cowdrey  y Donald Scales) han escrito que la escritura de ambos ha sido identificada como igual, excepto interpolaciones y cambios hecho por Smith y sus seguidores (en "Eternity" y "Moody Monthly" de noviembre de 1977).
Los líderes mormones insisten que su iglesia se basa en la verdad del libro. Es dudoso que alguna vez acepten los hechos que contradicen esa evidencia, además de las declaraciones de Smith y la revelaciones de otros que no están ni en la Biblia ni en ese libro.
En 2 Nephi 29.3-10 declara tontos a los "gentiles" por decir que la Biblia es adecuada. En una conferencia juvenil en 1970, un líder mormón dijo que los leen la Biblia no aprenden mucho y que se necesita leer tres veces más el Libro de Mormón.
3. Escritos mormones sobre Dios y Cristo
El Libro de Mormón declara que Dios no tiene un cuerpo físico (Alma 18.26-28), que no es un Ser exaltado (Moroni 8.18) y que es el único verdadero Dios (Alma 11.28-29).
Sin embargo, en un escrito posterior del apóstol Snow, llamado "El evangelio a través de las edades", en la página 15 dice: "Así como es el hombre, Dios fue una vez; así como Dios es, el hombre llegar  a ser." Snow dice que Dios llegó a serlo por la obediencia a las leyes eternas del evangelio (p.128). El apóstol Hunter escribió que "Dios es un hombre exaltado y glorificado (p.104). El apóstol Bruce McConkey escribió que Dios es uno de muchos dioses (pp. 576-577).
En "Doctrinas y pactos", que es una de las "Biblias" de los mormones (103.22), se declara lo siguiente: "Dios tiene un cuerpo de carne y hueso tangibles como los del hombre." En "La verdad del evangelio" se dice que "Dios tiene un padre como usted y yo" (p.128). En las "Enseñanzas de los profetas", se lee que "la doctrina de la pluralidad de dioses es tan prominente en la Biblia como cualquier otra doctrina [...] La cabeza de los dioses señaló a un Dios para nosotros" (pp.370-372). Sin embargo, en 2 Nephi 3.21, en el Libro de Mormón y en Alma 11.28-29 se declara que hay un solo Dios.
En "Tiempos y edades", Joe Smith escribió que Dios vino a ser como cualquiera de nosotros, que vivió en la tierra, tal como vivió Cristo y que es necesario aprender a ser dioses tal como lo han hecho todos los dioses, de exaltación en exaltación (pp.613-614). En "Diario de discursos" se declara que hay más dioses en los mundos más allá que partículas en la materia. En "Doctrina de la salvación". McConkie escribió: "Cristo no fue engendrado por el Espíritu Santo. Fue engendrado por Dios" (1.18). Y en "Doctrina mormona", que "Cristo fue engendrado por un Padre inmortal, de la misma manera que los hombres mortales son engendrados por padres mortales" (p.547).
Brigham Young, el sucesor de Joe Smith, escribió en el "Diario de discursos": "Cuando nuestro padre Adán llegó al jardín del Edén, lo hizo con un cuerpo celestial y trajo a Eva, que era una de sus esposas. Es nuestro Padre y el único Dios con quien tenemos que ver" (vol.1, p.50).
Sobre todo eso, veamos en la Biblia Isaías 43.10-11, Números 23.19, Salmo 90: 2, 1 Timoteo 1.17 y 6.16, Juan 4.24, etc.
4. El sacerdocio
La Biblia habla de tres sacerdocios: el de Melquisedec, el de Aarón y el de los cristianos.
El primero aparece en Génesis 14, cuando Abraham volvía de una batalla, mencionándolo como rey sacerdote de Salem. Cristo se presentó como nuestro eterno sumo sacerdote según el orden de Melquisedec, orden que nunca será reemplazado, según Hebreos. Sin embargo, los mormones dicen haber llegado a ser sacerdotes de ese orden.
Luego Dios instituyó el sacerdocio aarónico, por medio del hermano de Moisés. Estos provenían exclusivamente de la tribu de Leví. Un número selecto de sacerdotes de la línea de Aarón eran ordenados a los treinta años, se casaban y eran sostenidos por los diezmos y las ofrendas del pueblo. Jesús murió en la cruz y puso fin a la necesidad de sacrificios de animales, que nunca quitan el pecado (Hebreos 5.10). Los sacerdotes aarónicos de su tiempo eran sus peores enemigos y ayudaron a llevarlo a la muerte (Mateo 26.14-16, 47, 59, 27.41-42).
Los sacerdotes se acercaban a Dios en nombre de los demás. Ahora los cristianos gozan del sacerdocio universal en Cristo (esta verdad es declarada, por ejemplo, en Apocalipsis 1.5-6, 1 Pedro 2.9 y Hebreos 4.16-17). En la Iglesia Católica algunos participan del sacerdocio de Cristo de modo particular, ofreciendo la Eucaristía “en el nombre de Jesús”, perdonando los pecados según el mandato de Jesús, etc.
Los mormones pretenden que ellos son de las tribus de Manasés y Efraín, o sea no de la de Leví. Hablar de un "evangelio restaurado y un sacerdocio restaurado" llega a ser una afrenta a Dios y al sacrificio de Cristo, único sacerdocio válido.
5. Los templos mormones. El templo judío fue destruido por última vez por los romanos en el año 70. En él, el lugar santísimo era la morada de Dios, donde aparecía su gloria. Cotidianamente y en ocasiones especiales se hacían incontables sacrificios. En Hebreos 5 al 10 se muestra claramente que no hay más necesidad del templo de Jerusalén.
En Hechos 17 se declara que "Dios no habita en templos hechos de manos" y en 1 Corintios 3 que el cuerpo del cristiano es el templo del Espíritu Santo y la morada de Dios. Pero los mormones han creado otra idea no bíblica para el sus templos, que proviene del paganismo. Ni la Biblia ni el Libro de Mormón dejan lugar para la falsa doctrina que predican del bautismo por los muertos y de los casamientos celestiales en sus templos.
Para los mormones, los casamientos celestiales tienen lugar en sus templos. Pretenden que un hombre y una mujer o un hombre y sus esposas deben ser casados en su templo para alcanzar el grado superior del cielo y de la bondad. Primeros deben probar que son dignos de ese rito o ceremonia antes de ser casados en el templo. Más tarde, al morir, los mormones resucitados son promovidos como "dioses" y "diosas" en el "reino celestial" a fin de dar a luz "niños espirituales" que habitan en otros planetas que pertenecen a ese "Dios y Diosa". Todo ello es burdamente pagano.
En Mateo 22, Jesús enseñó que en el cielo no nos casaremos por estar en un nuevo nivel como los  ángeles. Tendremos vida sin una familia física eterna en el cielo. Nadie necesitará procrear  en la eternidad. El casamiento es una relación terrenal. En el cielo, los redimidos de Dios son una sola familia a la que él da una nueva forma de vida, de culto y de actividad. Pero Brigham Young dijo que el marido puede remover el velo del rostro de su esposa el día de la resurrección si quiere conservarla como esposa. Si no, ella se convierte en una sierva en el "cielo celestial", expresión que fue acuñada por Joe Smith.
En los "Artículos de fe", el apóstol Talmadge escribió que los casamientos de templo han sido ordenados por Dios como una relación eterna del hombre con su esposa o esposas para propagar los "hijos del espíritu" para su propia planeta donde reinan Dios y la Diosa (p.446). Los casamientos mormones son sellados en una ceremonia secreta en sus templos con cualquier número de esposas, aunque una mujer sólo puede tener un marido. Sólo los mormones pueden ser testigos de esa ceremonia. Esos matrimonios no son mencionados ni en la Biblia ni en el Libro de Mormón.
El "Diario de discursos" declara que Jesús estaba casado con María, Marta y otras esposas (Vol.1, p.346; 2.210; 4.259-260 y 8.2-11). El apóstol Grant dijo que Cristo y sus discípulos fueron perseguidos porque creían en los "matrimonios plurales" ("El vidente", p.172). En la página 14 de "Brigham Young y sus esposas" declara que la Iglesia de los Últimos Días nunca renunciar  a la poligamia como parte esencial de sus enseñanzas. El anciano Richards y el presidente Harold Lee dijeron que Dios el Padre tuvo tanto una esposa como un hijo (Salt Lake City Tribune, 8 de abril de 1973).
Brigham Young tuvo veintisiete esposas y por lo menos 56 hijos. En la "Doctrina mormona", se declara que la poligamia se reiniciará cuando Cristo vuelva (p.578). Sin embargo, Génesis 2.24 y el resto de la Biblia declaran que el hombre ha de casarse con una sola mujer y que los dos serán una carne y no con cinco, ni veintisiete ni cuarenta y siete ni con todas las que uno quiera en el cielo, como dice la enseñanza mormona sobre su "cielo celestial". Joe Smith dijo que en el cielo uno podrá  tener todas las esposas que quiera. Se dio a sí mismo el título de "Mahoma moderno".
El bautismo por los muertos es otra práctica principal de los templos mormones. Joe Smith dijo que la mayor responsabilidad que Dios ha puesto sobre los hombres es la de ocuparse de sus muertos. Los que lo descuidan hacen que una persona esté en peligro de perder la salvación, de acuerdo con Joe Smith.
El bautismo por medio de un sustituto o reemplazante es practica en los templos mormones leyendo el nombre de los muertos. Una persona entra al baptisterio y "se levanta" por los muertos, mencionando por nombre a aquellos que así tienen la oportunidad de entrar al "mundo espiritual" para aceptar el "evangelio restaurado de Joe Smith y a éste como profeta de Dios". Cuando se hace esto, los muertos tienen la oportunidad de entrar al reino de Dios. Juan Wesley, la mayoría de los presidentes norteamericanos, los firmantes de la declaración de la independencia, Lottie Moon (una de las primeras misioneras bautistas en China) y millones más han contado con mormones que "se han levantado" y bautizado para que se conviertan en mormones aquellos no mormones.
En Salt Lake City, en un edificio a prueba de bombas, están los archivos genealógicos, donde seiscientos expertos en la materia dedican todo su tiempo a más de mil millones de nombres que están en esos archivos. Esto permite que cualquiera busque los nombre de sus familiares y amigos muertos y se bautice por ellos. Una persona puede oír los nombres de diez, veinte o cincuenta y ser sumergido una vez por todos ellos.
Pablo no tenía nada de eso en mente cuando, en 1 Corintios 15.29, mencionó lo que posiblemente era una práctica pagana. La Biblia ni insinúa semejante práctica. Ni Moisés, ni David, ni Isaías, ni Jesús o Pedro o Pablo o cualquier otro personaje bíblico enseñaron jamás el bautismo por los muertos.
La Biblia enseña que las genealogías interminables no pueden ser de edificación y que carecen de provecho (1 Timoteo 1.4, Tito 3.9 y hebreos 9.27). Sin embargo, los mormones piden a sus conversos que se dediquen a buscar en cementerios y registros familiares los nombres de sus antepasados y se bauticen por ellos. Esto es una práctica demoníaca.
6. La autoridad según los mormones
Para los mormones, su autoridad está en el Libro de Mormón, en la Biblia (cuando está  bien traducida), en "Doctrinas y pactos", "La perla de gran precio" y actualmente los "oráculos vivientes" o profetas.
Esos "oráculos vivientes" se componen por los doce apóstoles, uno de los cuales es el presidente, y el Quórum de setenta. En "Doctrinas y pactos" se establece que ni en la Biblia ni en el Libro de Mormón hay suficiente dirección para las veinticuatro horas sin los "oráculos vivientes" o " líderes proféticos de la actualidad".
Brigham Young dijo que nadie puede entrar al reino celestial sin el consentimiento de Joe Smith, su primer profeta y "gobernante del reino". La "Doctrina mormona" establece que la salvación es sólo por medio de la religión o iglesia mormona (p. 670). J. F. Smith dijo que, cuando los líderes hablan, presentan una doctrina equivalente a la Biblia o al Libro de Mormón. El apóstol Pratt dijo que nadie puede ser salvo si rechaza ese libro y el presidente Kimball agregó: "Aprendan a hacer lo que se les indica. No es asunto de ustedes si está  bien o mal. Hagan lo que les dicen los líderes y Dios los bendecir  por ello." Desde la niñez, los mormones aprenden una sumisión total y completa a sus autoridades, sin cuestionarlas. Pasan por un verdadero "lavado de cerebro" desde sus primeros años en adelante. La Biblia dice que todo creyente es responsable delante de Dios por sí mismo y no por lo que diga un líder herético.  
7. Algo sobre la salvación
En la "Doctrina mormona", el evangelio es definido como el conjunto de leyes, ordenanzas y ritos que salvan y exaltan al hombre al cielo más elevado, leyes que se encuentran sólo en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.
Sus artículos de fe les prohíben beber café, té o alcohol, aunque el mismo Jesús haya hecho vino. Los mormones poseen restaurantes, almacenes y hoteles donde se vende alcohol, junto con toda otra mercadería.
La definición del evangelio que nos da la Biblia es diferente de lo que enseñan los mormones, como se ve en 1 Corintios 15.1-4, Gálatas 1.8, Romanos 3.24-28, Tito 3.5, Efesios 1.7; 2.8-9, Judas 3 y Juan 3.16.
En "El evangelio a través de las edades”, el apóstol Hunter declara que la designación de Jesús para ser Salvador fue rechazada por Lucifer, que era un espíritu hermano. Hunter declara que Lucifer quería ser el Redentor y que se rebeló cuando Dios escogió a Jesús.
El apóstol Cannon escribió en "La verdad del evangelio" que "Cristo vino, nació y tuvo un padre y una madre como todos nosotros. Cristo fue uno de los hijos del espíritu de Dios que vino a la tierra y fue elevado al rango de deidad por medio del matrimonio" (p.128).
En las "Sagradas Escrituras. Versión inspirada por Joe Smith", ese hombre se atrevió a cambiar Génesis 50.33 de modo que diga que "Joe Smith trajo salvación a su pueblo". El hombre es salvo, según las enseñanzas mormonas, cuando progresa hacia la deidad por cientos y miles de ritos y ceremonias de su iglesia.
8. Impacto misionero y su respuesta
Año tras año, miles de misioneros mormones golpean millones de puertas. Su estrategia es simple. Se identifican y a menudo se ofrecen para volver con una charla gratuita sobre la vida familiar, sin decir que los mormones tienen una alta tasa de divorcios y suicidios en Utah, así como una creciente ola de embarazos y matrimonios de apuro.
Su forma de testificar es una técnica proselitista. Repiten lo que se les ha enseñado a decir de que Joe Smith era un profeta de Dios, que la Iglesia de los Santos de los Últimos Días es la única verdadera y que los mormones son el reino de Dios sobre la tierra.
Si se pregunta a un mormón cómo sabe que Smith era el profeta de Dios, contestará: "Porque Dios le habló". Pregúntele cómo supo que Dios le hablaba y la respuesta ser : "Porque era profeta". Si se les presiona más, agregar  que tiene en su corazón un ardor para con Smith. Su razonamiento se basa un prolongado "lavado de cerebro". Los mormones que no están de acuerdo con el liderazgo son amenazados o expulsados de la iglesia. Sus empleos y familia son puestos en peligro si dejan el mormonismo. Tienen temor de estudiar cualquier otra religión o leer los libros de quienes descubren la verdad de su religión. Basan su salvación en Joe Smith y en Brigham Young y sus "oráculos modernos", que supuestamente hablan en nombre de Dios. El presidente de la iglesia y los demás líderes mantienen sujetos a los millones de seguidores que aceptan totalmente su dirección.
Preguntemos a un mormón si acepta lo que dice su libro en 2 Nephi 28.31: "Maldito el que pone su confianza en el hombre". Recordemos a los mormones que hay un solo Mediador entre Dios y los hombres y que ese Mediador es Jesucristo (Hechos 4.12; 1 Timoteo 2.5). Preguntémosle sobre las continuas discusiones en cuanto a "un Dios" y "muchos Dioses" que él acepta y por qué cree que no hubo cristianos entre la muerte del último de los apóstoles hasta el tiempo de Joe Smith. Lo que Jesús dijo en Juan 17 contradice las enseñanzas mormonas sobre la ausencia de verdaderos cristianos durante todos esos siglos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada